QUIERES INICIARTE EN ESTA MARAVILLOSA Y PODEROSA RELIGION?

INICIATE EN ESTA MARAVILLOSA Y PODEROSA RELIGION DE ORIGEN AFRICANA, DEJA DE RECURRIR A BRUJOS, CHAMANES O ESPIRITISTAS PARA RESOLVER TUS PROBLEMAS Y CONSEGUIR LO QUE DESEAS EN ESTA VIDA, OBTENLO POR TI MISMO TRABAJANDO Y PIDIENDOLE A TUS PROPIOS SANTOS QUIENES TE DARAN SALUD, BIENESTAR, FORTUNA, AMOR, DINERO, EMPLEO Y TODO LO QUE QUIERES OBTENER Y ALCANZAR EN TU VIDA. INF. 5543817740

viernes, 10 de diciembre de 2010

EWES (plantas)

ABA: Dueño Elegguá.
Si hay inflamación Elegguá le da su Ache a las hojas y a las raíces para que, bien hervidas, se refresquen y alivien con baños, los pies cansados del caminante, sus hojas se aplican también para la parálisis.

ABROJO: Dueño Inle.
Es una de las hierbas rituales de la sociedad secreta Abakuá en la que recibe el nombre de “Mendibá”, muy buena para la inflamación.

ABROJO TERRESTRE
: Dueño todos los Santos.
Es muy bueno para lo malo. Sin embargo, con la paciente y continua aplicación del zumo del Abrojo se debilitan las raíces capilares, acción que hace posible a esas mujeres que son a exhibir a veces un bozo que es un perfecto bigote, con su aplicación constante desaparezca. Es muy bueno para lavar los ojos, y sirve para aliviar el asma.

ACANA: Dueño Changó y Oggun.
Fuerte como el Guayacán, para las “ngangas” y resguardos las cruces que se realizan con ácana apartan las malas influencias y maldiciones y desvían los malos ojos. Los que son clarividentes y se asustan de noche por que ven fantasmas, llevando una crucecita de ácana, no los verán, pues ésta los hace huir. Desinfecta las heridas, y la resina reducida a polvo y aspirada, contiene las hemorragias nasales. Hirviendo la corteza, hojas y raíces, cura los granos y enfermedades de la piel.

ALCANFOR: Dueño Changó y Elegguá.
Los cogollos se hierven con la raíz para baños lustrales que, si se hacen a tiempo, evitaran las enfermedades que pueden vaticinar las “adivinos”, etc. La resina del alcanfor solidificada, es excelente como preservativo en épocas de epidemias y es recomendada por todos los Orishas. Deberá llevarse un trocito con granos de maíz tostado en una bolsita de cañamazo o genero rojo, cuando se visita un hospital o la casa de algún enfermo contagioso. “El alcanfor tiene la propiedad de alejar la enfermedad”.

ACEBO DE LA TIERRA: Dueño Obatalá.
Las hojas y raíces en agua, sin hervir, es un buen depurativo para el hígado, y facilitar la digestión. La corteza cocida con hojas secas y unas cuantas frescas, bien caliente, para sudar la fiebre.

ACEITUNILLO: Dueño Orúmila.
Con la raíz se hace un amuleto para los intelectuales impacientes por adquirir renombre. Las hojas en cocimiento, para lavar la cabeza, deja el cabello sedoso y brillante.

ACHICORIA: Dueño Obatalá.
Las hojas y raíces en agua, sin hervir, es muy buena para el estómago. Se emplean también para la hidropesía, las hemorragias y descomposición del vientre, es muy diurético.

ACHIOTE O ACHIOLE: Dueño Obatalá.
El zumo de las hojas y la raíz bebido con frecuencia, calma el asma y afloja el pecho.

ADORMIDERA: Dueño todos los santos.
De acuerdo con la opinión de destacados mayomberos, es la mejor hierba que produce la tierra para embaucar, para tales fines, se liga la adormidera con caraguá, que es un parásito del cedro y de la guásima que algunos llaman “guida–vela “, uña de los pies, pelo del que nace sobre la frente o la nuca y de los sobacos de la persona que se desea cautivar, y todo reducido a polvo, se le da a tomar en café, chocolate o vino dulce, cuidando de echar canela en el vino. Hay adormidera hembra y macho.

AGALLA DE LA COSTA: Dueño Elegguá.
En tisana resulta un gran purificador de la sangre con sus hojas y raíces. Sus semillas se emplean en lavados vaginales, para contener las hemorragias y en tratamiento de las leucorrea.

AGRACEJO: Dueño Obatalá.
Se utiliza en el Omiero del asiento, en regla de mayombe se emplea para hacer daño bien, trabaja mucho hecho polvo y ligado con yaya, y sangre de doncella, muchas prendas de mayombe se montan con agracejo. En cocimiento es bueno para la hidropesía, y para el paludismo como agua común. Es muy estomacal, la raíz cura la gonorrea.

AGUACATE: Dueño Chango, Eleggúa y Ogggún.
El fruto morado del aguacate le pertenece a “Oyá”. El cocimiento del cogollo es bueno para expulsar los gases que produce su fruto y para la tos. El del Aguacate Morado, para provocar el menstruo, pues es abortivo. En lavados vaginales, para combatir las “flores blancas”. La semilla molida y hervida sirve para borrar las arrugas de la cara.

AGUEDITA: Dueño Todos los Santos.Es el “WAKIBANGA” de las Regla de Mayombe, “Bulan ane, Cabanga, Bembéiriko”. Muy mágico. Va dentro del “nkiso”. Palo de mucho respeto. También le llaman rompe hueso porque cuando “monta”, derriba y agita al médium con tal fuerza que podría romperle los huesos. Entre sus muchas virtudes, una de ellas consiste en alejar la enfermedad. Con la raíz cura las fiebres más rebeldes y todas las enfermedades secretas del hombre.

AGUINALDO BLANCO: Dueño Obatalá.
Para “despojar malas influencias”, para baños lustrales y baldeos purificadores de la casa. El cocimiento de las flores es indicado para contener las palpitaciones del corazón.

AJI GUAGUAO: Dueños Eleggúa, Oggún y Osaín.
“Es alimento restaurador de las “ngangas”. La “chamba”, el aguardiente que “Padres” y “Mayordomos” derraman sobre las cazuelas, calderos y amuletos de “Mayombe” y que se vierte sobre el pescuezo del gallo o animal sacrificado cuando estos se han desangrado sobre la nganga, se carga de ají guaguao para que sea más potente.

Este ají, reducido a polvo es uno de los elementos importantes en cualquier brujería de las fuertes y más efectivas. El zumo en atomizaciones es bueno para combatir la ronquera. Con el ají guaguao maduro, ingerido como píldora, se combaten las hemorroides.
En fricciones contra el reumatismo. Para la fiebre catarral; bien picadito se mezcla a un cocimiento de naranja bien caliente.

AJI CHILE: Dueño Eleggúa (Se le atribuye también a Oggún y a Osaín, pero no se olvide que a este último pertenecen todas las plantas y con todas trabaja).
La Savia de la raíz, de las hojas y del fruto, combate el tifus en sus comienzos.

AJO: Dueño Todos los Santos.
No se empleará para sazonar las comidas de los Santos lucumís.

Contra el mal de ojo, llevarlo en la cabeza, entre el pelo, atravesado por un gancho.

Es el sustento de las ngangas y “prendas fuertes”. Les da fuerza. Pero hay “prendas” que el ajo las mata. Son débiles y no lo resisten. El ajo doméstica a los majas “guardieros” de ngangas.

Un resguardo muy recomendable es el siguiente: en una bolsita de tela blanca, se guarda una cabeza de ajo con yerba buena y perejil. Antes de usarse, es menester llevarlo a siete iglesias y humedecerlo en las pilas de agua bendita de dichos templos y en el momento de humedecerlo se dirá: “Líbrame de mi enemigo, de cuantos me quieran mal y dame salud y suerte”. El ajo lo cura todo; molido y aplicado en fricciones, es al antídoto contra las picaduras de los alacranes, arañas y de avispas, etc. Cura el mal de madre, el padrejón y el empacho. El zumo ablanda los callos por muy rebeldes que sean. Para expulsar parásitos intestinales y bajar la fiebre. Facilita la expectoración al mejorar los resfriados y catarros; combate las malas digestiones y ayuda a expulsar los gases, se utiliza además para tratar insomnios y regular la presión arterial. Alivia los dolores reumáticos y la gota, úlceras, quemaduras y otras afecciones de la piel.

AJONJOLI: Dueño Babalú Ayé.
Es “tabú” en las casas de este Orisha. Si un hijo de San Lázaro come ajonjolí se enferma e inclusive puede morir. No pueden ni mirarlo. Igualmente les está terminantemente prohibido comer “iru” (granos). El frijol, la lenteja, el gandul, etc., sobre todo las lentejas que son los mismos granos del “leproso” (Orisha Adéte).

Tampoco pueden comerlo los “Iworos” hijos de Obatalá. Ni el “ngangulero”. No liga naturalmente con la “nganga”. Sólo lo comen sin peligro los Santos. Si el ajonjolí se desparrama provoca una epidemia. Aleja lo malo ligado con corteza de corojo, azogue y pimienta de guinea. Y atrae también lo mal, pues Babalú Ayé “Bilonga” con ajonjolí. Las semillas en cocimiento para aliviar a los asmáticos tan pronto se declara el ataque. Fortalece el corazón. Las mujeres cuando crían a sus hijos deben tomarlo para tener leche abundante.

ALACRANCILLO: Dueño Obatalá (Algunos Santeros se lo atribuyen a Oshún y otros a Oké).
Para baños lustrales. En cocimiento, tomado por agua común es a colmar la irritación interna de la piel. La raíz con las ramas y hojas reduce las hemorroides.

ALAMO: Dueño Changó.
El “Alamo” es uno de los árboles principales consagrados a este Orisha, del Omiero del Asiento y del Omiero con que se sacramentan y lavan sus atributos. Cuando Changó esta enojado se apacigua con las hojas del Alamo, añadiendo rompe saragüey y culantrillo.

La primera vez que tocaron los tambores para este Santo fue a la sombra del Alamo. “Es el manto de Changó”.

La bateita de cedro pintada de rojo y blanco en la que se guarda su piedra, se cubre con hojas de Alamo y con ellas se adornan los altares y el trono de sus elegidos. A Changó le gusta “comer” en el Alamo y allí se le llevan las ofrendas habituales, atadas con cintas rojas.

Al carnero que siempre se le inmola, se le ofrecen hojas de Alamo antes de conducírsele a la habitación donde será sacrificado, simbólicamente por el mismo “oggún” frente al “otan” del Orisha. Si el animal al mensajero ya preparado por los Santeros para el sacrificio, las come es señal de que el dios lo acepta complacido, de lo contrario, el carnero no será degollado.

Para purificar a sus hijos y protegidos Changó les ordena bañarse con un cocimiento de las hojas de Alamo. La fricciones con la savia del Alamo elimina toda mala influencia del cuerpo. “El Alamo recoge todo lo malo y se lo lleva”. Para disolver la peor brujería y alejar a los malos espíritus de una casa debe usarse en baldeos. Igualmente en polvo seco y cernido, ligado al plátano y después de “rogado” puede emplearse para hacer bien y mal. Para destruir radicalmente una brujería, se mezclan las hojas del Alamo con salvadera, yerba buena, prodigiosa, abre caminos y una piedra de alcanfor y se baldea con esto. Los “Mayomberos” no emplean el Alamo.

En cocimiento para fortalecer los nervios. Con la semilla se hace una preparación líquida y no muy grasosa que favorece el crecimiento del pelo, a la par que lo ennegrece. Tomándolo como agua común es excelente para combatir la albúmina en las mujeres embarazadas. El higuito u “orí” hecho pasta se aplica para reducir las almorranas.

ALBAHACA: Dueño Todos los Santos.
Para baños lustrales. Para buena suerte. Para “despojar” y “santiguar” de malas influencias. Contra el mal de ojo. Quemada con incienso aleja los malos espíritus.

Se emplea machacada, en emplastos para las inflamaciones y en cocimientos para el estómago. La infusión de sus hojas y flores, calman el dolor de cabeza. El uso más común es como aromática, con alcohol para fricciones y baños estimulantes. Posee propiedades antidisminorreicas, carnitivas y antihipocondríacas.

La infusión de las hojas se emplea como remedio para la gonorrea y la diarrea crónica. Es antiespamódica. Para curar una dolencia que se sospecha producida por el “mal de ojo”, se toman tres gajos de Albahaca, un vaso de agua, una vela y la oración de San Luís Beltrán. Si el enfermo que es por lo común un niño, no está demasiado débil y puede incorporarse, el santiguador le hace sostener la vela y el vaso. Es necesario también un crucifijo, que se introduce en el vaso con la albahaca. Al comenzar a recitar la oración, el que santigua toma en una mano un gajo y en la otra el crucifijo. Si no sabe de memoria la oración, la leerá empuñando juntos la albahaca y el crucifijo.

A la par que recita de memoria o lee la oración, va haciendo cruces con la albahaca sobre el paciente, primero en la frente, en el pecho, en el vientre, en las rodillas y en los pies. Al terminar, reza tres “padre nuestro”, tres “credos” y tres “ave María” . La vela se deja encendida hasta que se consuma. En rigor deben ser tres y en horas distintas las personas. Se santigua los viernes que es el día indicado, aunque en todo momento es beneficioso santiguarse “porque quita la salación”.

Tres baños de albahaca de todas las especies, con azucenas y rosas blancas, bastaran para saturarse de sus grandes virtudes y atraer las buenas influencias.

Una “limpieza” excelente para atraer la buena suerte a una casa, se realiza de la forma siguiente: Las albahacas se tienen durante 7días en un lugar apartado y donde nadie ponga el pie y al mismo tiempo, durante 5 días consecutivos se tendrá a la cabecera de la cama, lo más cerca posible de la almohada, una yema de huevo con miel de abeja que se arrojará después en un herbazal alto y tupido. Se cocinan sin condimento 7 pelotas de maíz y se abandonan en 7 esquinas, calculando el que practica este, que su casa quede situada en el centro de esas 7 calles. En los templos “kimbisa”, cuando un iniciado cae en trance y ya se sabe el “Padre” que “Palo” (espíritu) va a posesionarse de aquél, se le rocía el cuerpo junto a la “nganga” o caldero con la “chamba”, el aguardiente del ritual. Ya en posesión del nuevo “ngombe” (médium), inmediatamente se le lavan los ojos con “mamba” (agua preparada con albahaca, grama, vino seco y otros ingredientes) para que “vean las cosas del otro mundo”.

Para estos casos de matrimonios demorados, en que el galán da largas a la novia, etc., se prepara con albahaca una esencia muy efectiva para tales circunstancias: jugo de albahaca, heno tostado, agua bendita y agua de azahar, agua de la tinaja de Oshún, vino seco o aguardiente de Islas.

ALBAHACA ANISADA: Dueño Obatalá.
Hervida o sin hervir, para purificaciones o “despojos” corporales. El aroma, usado en pañuelos de colores, según el Angel de la Guarda de cada cual, contra el mal de ojos. El cocimiento de sus ramas y raíces, para dolores de cólicos y gases.

ALBAHACA DE CLAVO: Dueño Todos os Santos.
Para despojos corporales. El zumo vertido dentro del oído apaga los zumbidos o dolores “saca el viento” que puede estar y producir un ruido incómodo. Con el cocimiento del cogollo, Oddúa alivia los dolores de la menstruación. Con el zumo de las hojas, que se extrae mediante la presión de los dedos índice y pulgar, aplicado a los ojos cura un orzuelo rebelde

2 comentarios:

  1. Buenas noches soy de Venezuela...donde los úbicos..gracias

    ResponderEliminar
  2. tengo santo echo eleggua quiero ser santero

    ResponderEliminar